Qué Hacer en Caso de Alzheimer

April 20, 2019

     

 

 Afortunadamente, la esperanza de vida es cada vez mayor en nuestra sociedad. No obstante, ésto también lleva aparejado que existan más y más casos de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, que provocan la incapacidad de las personas para atender sus asuntos. Cuando se trata de actos cotidianos, en la mayoría de los casos, los familiares o sus cuidadores, se encargan de hacerlo por la persona enferma, pero cuando se trata de actos con trascendencia jurídica, la cosa cambian, ya que si el cuidador no está legalmente autorizado para actuar en nombre de la persona enferma, entramos en un callejón que pudiera no tener salida.

 

      Así pues, al plantear esta cuestión, podemos vislumbrar dos momentos diferentes: (1) cuando la enfermedad ya existe, pero aún  no ha incapacitado a la persona para regirse, y; (2) cuando la persona ya no tiene capacidad. 

 

A) La persona ya está enferma pero aún puede actuar por sí misma.- En estos casos, lo mejor es tener visión de futuro y preparar el camino para lo que vendrá, y de esa manera se puede:

 

      1.  Dar un "poder preventivo" ante notario, a favor de persona de su confianza, debiendo indicarse expresamente que dicho poder seguirá siendo válido incluso en caso de incapacitación judicial o de hecho. De esta manera, en caso de que la persona ya no pueda actuar por sí misma, podrá hacerlo el apoderado en su nombre. Es una solución económica y rápida. 

      2.- Otorgar "Directivas Médicas". También se conoce como testamento vital. En dicho documento, la persona manifiesta cómo desea que se actúe en caso de enfermedad y ante la situación de que no pueda decidir por sí misma. De esta forma, no solo se solventa el problema de que los familiares y los médicos entren en conflicto por desacuerdos en cuanto al tratamiento a aplicar, sino que incluso el propio interesado puede dejar "resueltas" decisiones díficiles, que de otra forma, habrán de recaer sobre sus familiares, quienes quizá no sepan cómo actuar. 

 

         3.  Otorgar testamento. - En cualquier caso, tanto si está enfermo como si no, en muy recomendable hacer testamento, no tanto pensando en la muerte, sino para especificar quién se desea que sea nuestro tutor, en caso de que seamos incapacitados. De esta manera, también se evitan muchas discusiones familiares, llegado el momento. 

 

B) La persona ya está enferma Y ya no puede actuar por sí misma.- En estos casos solo cabe una cosa, iniciar un procedimiento de incapacitación ante el Juzgado de Primera Instnacia de la localidad donde la persona enferma tiene su domicilio. Es un proceso mucho más caro y lento que todo lo anterior. En virtud de este procedimiento judicial, una vez acreditada la incapacidad de la persona enferma, el Juez declarará la incapacidad de la persona, y le nombrará un tutor, quien tendrá poder legal para actuar en nombre del incapaz. 

 

        En cualquier caso, se recomienda así mismo, crear un Plan de Sucesión Hereditaria, del que hablaremos en otra entrada.

 

         Si necesitas más información sobre el Alzheimer, puedes consultar en la Fundación Alzheimer España, www.alzfae.org.

 

            No olvides que puedes consultarme si tienes dudas mediante enviarme un correo electrónico con tu consulta a dtierno@tygabogados.es.

   

 

        David Tierno García

      Abogado

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload